miércoles, 30 de mayo de 2012

KitKat


Publicado el 29 de mayo de 2012 en LA VERDAD

Necesito un Kit Kat. Mental, claro, que los otros los tengo prohibidos hasta que pase la “Operación Bikini”. Pero lo necesito de verdad: mi santo me ha hecho notar que últimamente empiezo las columnas con ganas de juerga y acabo con un tono desesperanzado y crítico. “Al final, la moraleja”, me dice. Y es cierto: si escojo un tema tan apasionante como los pies en verano para pegarme unas risas a costa de mis pinreles monocotiledóneos (“Tienes los dedos como habichuelas”, me dice siempre la mala de mi amiga A.), termino convirtiéndolo en una metáfora pedestre sobre LA SITUACIÓN, utilizando los cortes en la planta del pie y las pinchas de erizo como reflejo de nuestro actual estado de indefensión, o comparando el sufrimiento que supone andar descalzos por una playa llenetica de guijarros con este camino que tanto nos está costando recorrer. No pongan esa cara: ya les he dicho que la metáfora era muy pedestre en todos los sentidos, no me pidan más que no soy Góngora.

Tampoco Eurovisión nos da respiro: si antes era un curso acelerado de geopolítica que nos permitía conocer las alianzas entre las repúblicas ex soviéticas, las balcánicas o las bálticas (y ponernos al día en geografía, que mucho reírme de Belén Esteban y su “Dubrovnik, la perla del Antártico”, pero yo no soy capaz de colocar Azerbaiyán en un mapa así me estén apuntando con un Kalashnikov), ahora ni les cuento. La cosa comenzó cuando la mismísima Pastora Soler afirmó que TVE le había pedido que no ganara Eurovisión, para luego seguir en Twitter, donde no pararon de hacer referencia a LA SITUACIÓN: “Me olvido de Eurovisión hasta 2013, si es que hay Euro en 2013” @martinbianchi, “La representante de Albania tiene sus ahorros en Bankia y se acaba de enterar. Dramón” @laJuani_Crazy, “España le va a dar a Alemania 12 puntos, el móvil, ese peluco tan guapo que tiene y todo lo que lleva encima” @RodriRox. Vamos, que ni viendo Eurovisión es posible escapar del tema. Así que el domingo por la noche, tras chutarme otra dosis de desaliento por cortesía de “Salvados”, me autorreceto un capítulo de “Mad Men” y me convierto por un rato en un publicista de Madison Avenue que se trasiega un par de vodkas para desayunar. Y Roger Sterling (Roger, viejo zorro) me da la frase perfecta para acabar esta columna: “¿Cuándo volveremos a la normalidad?”.

7 comentarios:

Chema Lajarín dijo...

Métete un chute de Breaking Bad también, no viene mal de vez en cuando... Aunque Don Draper sea más guapo, no le aguantaría un 'tête à tête' a Walter White...

Rosa Palo dijo...

Amigo mío, no doy abasto con las series: Homeland, The West Wing, Mad Men... ¡me faltan horas! Pillaré Breaking Bad en cuanto pueda, que tiene un pintón.

Chema Lajarín dijo...

Amiga Rosa, Breaking Bad es la mejor serie de la historia, jajajaja...

Carmona Dixit dijo...

Haga caso a Lajarín, doña Palo, haga caso.

Usted sí que es un Kit Kat entre tanta puñetera mala noticia.

Rosa Palo dijo...

Gracias por sus recomendaciones. Quiero ver "Girls", que empieza en breve. Y prometo hacerle hueco a "Breaking Bad"

Chema Lajarín dijo...

Carmona sabe... jajaja...

Espero reseña de Breaking Bad cuando empieces con la primera temporada.

Se te sigue, en silencio, pero se te sigue...

Hong Kong Blues dijo...

Ay, ¡cómo la entiendo!
A mí me pasa lo mismo. Bueno, lo mismo no, porque yo aún soy más ignorante y narciso (lo cual es signo inequívoco de país de pertenencia) que usted.
¿Lo ve?
Nada, nada ¡a disfrutar!