martes, 29 de junio de 2010

Out & out

Siempre me han sorprendido los disgustos que se llevan algunas mujeres cuando se enteran de que alguien es gay. Mi suegra, que ha perdonado a Jesús Vázquez por ser del Ferrol como ella, no digiere lo de Jordi González. "Es que no lo pareciera, ¿eh? Con lo buen chico que fuera. Y lo serio. Y no fuera amanerado ni nada". Por lo visto, mi suegra piensa que Jordi debería presentar "La Noria" en calzoncillo de cuero y plumas (aunque como está Tele 5, yo no lo descartaría). Como el disgusto que se llevó mi madre cuando se enteró de lo de Rock Hudson. ¿En serio mi madre pensaba que tenía alguna posibilidad de levantarle 300.000 pelas a mi padre, escaparse una noche de luna llena, coger un taxi hasta el aeropuerto más cercano (30 Kms.), pillar un vuelo San Javier-Madrid, desde allí otro hasta Los Ángeles, coger otro taxi, llegar a los estudios de la Metro, camelarse al guardia para que la dejara pasar, camelarse al otro guardia de la entrada al set de rodaje, interrumpir el rodaje, encontrarse con Mr. Hudson, pegarle un empujón a Doris Day, plantarle un morreo que lo dejara sin respiración y hacer el viaje de vuelta? Y todo esto sin hablar inglés. O lo que es lo mismo: ¿qué más te da que Hudson o Vázquez (Jesús) sean gays si no tienes ni la más mínima posibilidad de enrollarte con ellos aun siendo heteros?

Deduzco que estas mujeres que tienen que soñar con todo clarito y bien clarito serán partidarias de hacerle a los tíos el test de Kevin Cline en In & Out o el de mi amigo Humberto, aunque sería harto complicado encontrar las preguntas adecuadas, porque los gays tienen que estar hasta la peineta de que los metan a todos en el mismo saco (igual que nos pasa a las mujeres, por cierto). Además, seguro que habría algún falso positivo, porque si un hombre heterosexual contesta correctamente a la pregunta:

¿Cuándo puede llevarse pamela a una boda?


a) Por la mañana

b) Por la mañana y a primeras horas de la tarde (para protegerse del sol)

c) En cualquier momento,

definitivamente será gay a los ojos del mundo aunque el tipo sea un machote. Pero ¿y si la falla un gay? ¿Eres menos gay si no te gusta Lady Gaga, si no adoras a la Lomana, si no lees a Kavafis, si no te gusta Fassbinder, si odias Eurovisión, si no distingues un engaste pavé de otro en chatón? ¿Puedes ser gay y oír "El Larguero"? ¿Todos los hombres -gays- son iguales? Repasemos algunos estereotipos:

- LOS GAYS TIENEN UNA SENSIBILIDAD ESPECIAL: personalmente, creo que la tienen exactamente en el mismo sitio que los heterosexuales. Sí, ahí.

- LOS GAYS SON EL GRUPO SOCIAL CON MAYOR PODER ADQUISITIVO: esto no lo digan muy fuerte delante de los que conozco o no verán otro amanecer.

- LOS GAYS SE PREOCUPAN POR SU ASPECTO FÍSICO: si la chistorra es considerada como alimento macrobiótico, sí.

- LOS GAYS ADORAN A SUS MADRES: como Jaime Ostos Jr., supongo.

O lo que es lo mismo: si usted, lector gay desconocido, no sufre un constante síndrome de Stendhal, es pobre como las ratas, tiene una maravillosa barriga cervecera, no viste como una poligonera arreglá y aborrece a su castradora madre, no se preocupe: puede continuar siendo gay. Incluso puede ser cristiano y homosexual, como le cantaba José Ángel a su madre. Lo cierto es que la única incompatibilidad que encuentro es la de ser gay y trabajar en Intereconomía, pero qué sé yo. Eso sí, hay una pregunta que todos/as contestaremos/as afirmativamente en un supuesto test, seamos lo que seamos: ¿Le pone Hugh Jackman? Perdónenme, pero estoy todavía bajo el impacto visual de X-Men Orígenes: Lobezno. O Wolverine; díganlo en inglés un momento, paladeando el final... verán como se les hace la boca agua. Lo voto como icono LGTB (Le Gusta a Todo Bicho). Hum, ahora que lo pienso... Hugh Jackman no será gay, ¿verdad?

En cualquier caso, hagan un out & out de su casa y salgan a pegarse una juerga el día del Orgullo, que cualquier excusa es buena: en Cartagena este año se celebró por primera vez. Y les aseguro que las ganas de fiesta son algo común a todos los estereotipos, incluido el mío (madre de familia con pretensiones de columnista de periódico de provincias), por lo que angelotes, marineros, monjas, magos y servidora nos lo pasamos de maravilla. Mucho mejor que una procesión, dónde va a parar (por cierto, no hemos hablado del estereotipo del capillitas. Lo dejamos para otra ocasión). Feliz Orgullo.

P.D.: ¡Qué guasa tiene Alberto de Mónaco, que anuncia su boda la semana antes del Orgullo! Luego dicen que si la abuela fuma.

11 comentarios:

smart dijo...

No tengo ningún problema con el sector gay, yo también tengo buenos amigos homosexuales. Sin embargo tengo que decir (y aprovecho esta ocasión y tu espacio)que para nada comparto el día del Orgullo ni los apoyos a las personas famosas que salen del armario. De esta manera ellos mismos (y siempre desde mi humilde punto de vista) se hacen diferentes, se desmarcan de la sociedad.
Yo soy hetero y muy orgullosa de serlo y no por eso voy haciendo fiestas y llamando la atención.
En mi facebook nadie me da ánimos ni me apoya por haber decidido compartir mi vida con un hombre.

Espero que no se malinterpreten estas palabras.
Respeto toda inclinación sexual y ante todo pienso que todos debemos ser felices y cada uno encuentra la felicidad de una forma y siendo libre de ello. Pero con proclamaciones de días y apoyos absurdos parece que aceptamos que es algo malo, un problema y que no nos importa, que somos guays heteros y que estamos de su lado no?

Nota: por favor, no me masacren por mi opinión lectores.

Hong Kong Blues dijo...

¡Ay Madre! ¡Menudo tema ha sacado!
A mí me encantan los tópicos, más aún que los trópicos.
Es más, los apoyo firmemente. Cuando la acequia suena, algo riega, o algo así.
Recordemos, no obstante, quien distingue entre "gays" (los del tofu) y "maricones" (los de la chistorra), basándose en irrefutables pruebas empírico-sociológicas. Lo que no sé es si se puede ir de un grupo al otro, o de un bando al contrario (cual huertano de pro).
Desde aquí apoyo su propuesta de Hugh como LGBT. Lo mismo que propongo saber cuál es el secreto de su mujer. ¿Ella cuece o enriquece? Seguro que lo hace todo.
Y para finalizar, me solidarizo con su madre. La mía, también murciana, y quizá impregnada por tanto "Reina por un día" y el ejemplo de nuestra (más suya) Charo Baeza, tampoco podía por menos que soñar con triunfar en Hollywood.
Quién sabe qué hubiera pasado si ambas hubieran podido cruzar el charco. Las nuevas Pili-Mili.
¡Besos! La adoro

Rosa Palo dijo...

Mi querida Smart, nadie va a masacrarla aquí porque los lectores son educadísimos y de buena familia. Y usted puede decir lo que le de la gana, que para eso es este blog.

La diferencia es que cuando usted decidió compartir la vida con un hombre no le hizo falta que nadie la apoyara porque se entendía que eso es lo normal. Y no sé cómo lo habrán pasado sus amigos gays, pero le aseguro que a algunos de los míos que les ha costado mucho dolor y mucho sufrimiento que el hecho de compartir la vida con otro hombre también fuera visto de forma normal. Por eso, y hasta que lo han conseguido, sí han necesitado sentirse queridos y apoyados.

Un besico, Smart.

Rosa Palo dijo...

Mr. Kong, no me extraña que con esas madres hayamos salido nosotros así. ¡Si es que lo llevamos enfeltrío en la masa de la sangre!, que diría mi amiga Marga.
Los tópicos dan un juego tremendo para hacer posts (los míos están llenos de ellos), pero por una vez quería salirme del juego, a ver qué pasaba. Y sí, ya sé que usted es fan de Lady Gaga...
Con respecto a la mujer de Hugh Jackman, oí ayer en la radio a una chica de "El Hormiguero" decir que Mrs. Jackman tenía que estar hasta la peineta de que su estupendo marido se levantara a las 3 de la mañna para comerse una tortilla de 12 claras mientras preparaba el personaje de Lobezno. Y es que todos, hasta usted y yo, tenemos un punto de insoportable cotidianidad que deja al mito por los suelos.
Besitos orgullosos.

Anónimo dijo...

Gracias, gracias y mil gracias Sra Palo. A Smart ¡ni le contesto!. No quiero dejarla en mal lugar sobre la educación de sus lectores.

smart dijo...

No quiero que se me malinterprete, por favor, no hay nada más lejos de mi intención que ofender ni molestar a nadie.

Nos distancia algo más de una década y afortunadamente hoy es todo más fácil, por lo que mis amigos no han sufrido tanto como lo hicieron los de hace 20 años e incluso los tuyos.
Lo único que digo es que hay ciertos eventos que me parecen innecesarios y mediante los que se hacen diferentes.
Sinceramente, no creo que sea la forma de llegar al entendimiento de cada persona que considera que es una desviación, enfermedad o lo que quieran creer. Nada más que eso.
Empecé diciendo que no tengo ningún prejuicio y que cuento con buenos amigos gays.

En cuanto a Anónimo, disculpa si con mis palabras te has sentido ofendido y espero que lo hayas entendido ahora.
Hablo del espectáculo del cual no soy amiga si lo consideramos como medio de reivindicación o de hacerse notar,lo siento. No va a dejar de parecerme absurdo.
Seguro que como fiesta y para pasarlo bien no hay nada mejor.
No obstante, con respeto y educación, acepto cualquier opinión.
Saludos

Rosa Palo dijo...

Smart, no se preocupe ni se justifique más. Cada uno piensa lo que quiere, y usted lo ha expuesto educadamente y ya está. A mí tampoco me gustan las procesiones (ya lo sabe) y las tengo que sufrir. Nos vemos pronto.

Carmona Dixit dijo...

Ahora es más fácil viajar: no la menosprecie, que ya me estoy viendo a su madre plantándole un morreo a Hugh Jackman. Para cerciorarse. Pero que avise cuando vaya, que va a haber séquito.

RM (DAEBI) dijo...

A mi me duele no tener un gay en mi vida, los tengo a tiempo parcial,los disfruto durante la clase de gym y he de decir que nos animan a estar en forma y todo son piropos.
(Estais divinas,seguid así, vale la pena el esfuerzo,sigue ahí,bién,estupendas etc.. etc...)¡vamos que con esas galanterías me los quedaría todos los días!.
Cuando termina la clase también nosotras respondemos sin pudor(que ojos tienes, que bién bailas, que guapo eres, que clase mas buena nos has dado etc..etc..)
Nos vamos a casa satisfechas, gastamos calorías e intercambiamos frases bonitas.
Ese es mi tipo de contacto con gays,normalidad y positividad.
Fiestas y celebraciones cuantas más mejor.
Ya lloré todo lo que tenía que llorar este año en Madres e hijas.
Besos.

Rosa Palo dijo...

Carmona, a la cola con Jackman. Bueno, ya me entiende.

Querida RM, ¿me recomienda "Madres e hijas"? Es que como vivimos en los suburbios cinematográficos, aquí no ha llegado.

RM (DAEBI) dijo...

¡Por supuesto que la recomiendo!
LLorar es muy fácil con la película y eso relaja mucho.
Viví todos los papeles femeninos sin haber conocido nada parecido a sus experiencias, simplemente con ser mujer, madre o hija entiendes sus sentimientos.
Me encantó y disfruté llorando por ellas.
Besos.