lunes, 7 de junio de 2010

HOLA TOUR (o de cómo me encontré a Carmen Lomana en el Parador de León).

"He estado fuera unos días". Es lo que más me gusta responder (pronunciado con s líquida y casi sin mover los labios, al más puro estilo Tamara Falcó) cuando me preguntan aquello de "Hija, ¿dónde te metes?", porque "He estado fuera unos días" puede significar tanto que me he ido a Saint-Tropez como que he pasado 48 horas detenida, y a servidora (ya lo saben) lo que más le gusta es jugar a la ambigüedad.

Pero a ustedes se lo cuento todo: ruta de Paradores por León y Galicia con línea de meta en Santiago para abrazar al santo. No, lo que yo he hecho no se puede considerar "Camino de Santiago", porque lo más parecido a un peregrinaje fueron mis viajes al cuarto de baño debido a que nos empeñamos en hacer una comparativa entre todas las Denominaciones de Origen de los vinos gallegos que, por lo visto, son demasiadas para mí y para mi colon (irritable). Acompañados por el reconocido crítico gastronómico Miguel P., nieto del Marqués de Mombuey (el inventor de las rebajas), su encantadora esposa Mamen A., a la que desde aquí proclamo como sucesora de Pepe Domingo Castaño en el Carrusel si al final Pepe Domingo se va a Tele 5 siguiendo a Paco González, y su no menos encantador hijo, pusimos rumbo a las tierras del norte sin saber las sorpresas que el viaje nos iba a deparar.

Primera noche parada en Olmedo, en la Gran Posada La Mesnada. ¿Y saben lo primero que me encuentro? ¡Páginas del HOLA enmarcadas! Todavía hay gente que está peor que yo de la cabeza, pienso, y atraída como Terelu por los brillos, pego mi nariz al cristal. ¡No puede ser! ¡Pero si son Gonzalo de Borbón y Mercedes Licer! Los Mismísimos se habían casado en la capilla de La Mesnada. Corriendo busqué aquel santo lugar y me arrodillé ante el Cristo que santificó la unión de tamañas personalidades. Oré con el debido recogimiento por el alma de Don Gonzalo (momento que quedó inmortalizado por mi fotógrafo de cabecera), pedí por la salud de la familia Borbón, por su vuelta al trono de Francia y por una aparición de Mercedes Licer en el De Luxe. Pero aún me aguardaba otra sorpresa mayor: adivinen en que habitación dormí esa noche. ¡En la suite nupcial de los Mismísimos! Arrobada e insomne ante tamaño acontecimiento, daba vueltas en la cama mientras me parecía oler un ligero aroma a whisky, prueba evidente de que el espíritu de Don Gonzalo aún vagaba por allí.

Tras el trance místico-legitimista, rumbo a León. Y allí, en el Parador de San Marcos, una nueva aparición: CARMEN LOMANA de cuerpo presente, que diría Kiko Hernández. Oh, Señor, ¿qué he hecho para merecer tanta generosidad? En la recepción del Parador, móvil en mano (creo que contestando a una entrevista), vaqueros ajustados, botas de cuero marrón moteras (se las habrás regalado Pilar Rubio, que es muy del tema), blusa floreada sin mangas, melena al viento y poco maquillaje. Yo, con mi hijo doliente (unas anginas muy oportunas y 39,5º de fiebre), esperando a que nos den habitación, sentadica en un tresillo mientras mi marido desarrollaba una desconocida habilidad como señalero de aviones, porque sólo le faltaban dos bastones luminosos para avisarme de que la Mismísima estaba allí. "Que ya la he visto, que ya la he visto" le indicaba yo en código morse con mi legendaria caída de pestañas.

Carmen hablaba apoyada en una mesa con más años que ella mientras la gente la miraba de lejos y su novio le hacía fotos de recuerdo. Los leoneses, que son muy suyos, la contemplaban como se miran los escaparates de Cartier, sin entrar, hasta que una señora se acercó a ella invadiendo su espacio vital y dijo para sí misma en una suerte de mantra "Sí que es ella, sí que es ella. ¡Qué guapa!". Carmen levantó la vista y la bendijo con una mirada afirmativa que, en el código morse pestañil que sólo hablamos las grandes, quería decir "Sí, señora, soy yo". En ese momento estuve tentada de llevarle a mi hijo para que Carmen le impusiera sus manos cargadas de Cartieres y Pomellatos y lo sanara, porque Carmen parecía una aparición mariana y veraniega, con su melena rubia y su blusa floreada. Pero me dieron la habitación y yo, que como Belén Esteban soy madre antes que nada, subí a mi aposento, dejando atrás a la Mismísima.

No volví a ver a la Lomana, porque yo no soy como Pitita Ridruejo, a la que se le aparece la Virgen en días alternos, y los special guest stars que vimos posteriormente quedaron eclipsados por la Mismísima: el padre de Zapatero, también en el Parador de León (yo no lo vi, se lo toparon Miguel P. y Mamen A.), y Antonio Garrido poteando con su nueva novia en Santiago de Compostela. Pero no había color.

Así que tras estos encuentros inesperados una idea comenzó a rondarme la cabeza: al igual que en Los Ángeles te pasean en autobús enseñándote las mansiones de los actores de Hollywood ¿por qué no hacer una ruta temática, un HOLA TOUR de los Santos Lugares donde podamos visitar los sitios donde nuestros favoritos han pasado sus mejores momentos?: apoyarnos en la mesa de Carmen Lomana, dormir en la alcoba nupcial de D. Gonzalo de Borbón y Mercedes Licer, hacer un crucero en el barco donde iban Marujita Díaz y Parada, acabar con el mini-bar de la habitación del hotel Villa Magna donde Naty Abascal vendía los modelos de Óscar de la Renta o sudar en el gimnasio donde se enfrentaron Ana Obregón y Victoria Beckham. Ni NO-TYPICAL, ni SPAIN IS DIFFERENT ni leches en vinagre: el HOLA TOUR sería un reclamo turístico imbatible. De hecho estoy convencida de que en el Parador de León han puesto sobre la mesa una placa en bronce y letra gótica donde dice: "Aquí se apuntaló Carmen Lomana". Me juego el cuello.

P.D.: En breve encontrarán en esta página la crítica gastronómica de los restaurantes visitados en nuestro HOLA TOUR realizada por Miguel P.

14 comentarios:

Hong Kong Blues dijo...

Adorada Sra. Palo, pa'mí que todo esto tiene que ver con EL SECRETO: o lo que es lo mismo, el COSMOS la está poniendo en contacto con el GRUPO SOCIAL al que pertenece por derecho (por glamour y por madre, como la Esteban). Dentro de nada, si esto sigue así, me la veo de cañas con Doña Sofi.
Parece que el norte es el último refugio de los famosos. Atrás quedó Sotogrande (con tanto calor, los maquillajes se estropean). Por cierto que en nuestra visita a Santiago comimos al lado de Boris Izaguirre.
Ya lo ve, destinados a coincidir (usted y yo).
Un beso inmenso de su fan.

Anónimo dijo...

Sólo hace falta que salga un poquito para que se encuentre con su verdadero mundo. Debe pensar en alquilar a su hijo y marido y lanzarse directamente al estrellato.¿por qué no a través de esa agencia de viajes, HOLA TOURS, que en breve se convertirÍa en ROSA PALO TOURS?.
Espléndido el post, seguro que no tanto como la tourné paradisiaca (de paradores).
PD:¿Podremos ver publicado el reportaje fotográfico de su fotógrafo personal en Hola, o habrá que esperar a que la providencia ponga en su camino a la Lomana de nuevo?

Rosa Palo dijo...

Mr. Kong, me parece MUY MAL, pero que MUY MAL que coma usted junto a Boris y no lo cuente con todo lujo de detalles, especiamente si tenemos en cuenta que usted es su sucesor natural: glamouroso, chispeante, novelista y exquisito. Y a usted no le hará falta bajarse los pantalones, al contrario: la masa le rogará que no se quite los bombachos (tendrá que aparecer con ellos en todos los programas de tv, me temo, la masa es muy exigente; dígale a Manoli que se los haga en varios colores y tejidos). Y por supuesto que el norte es el refugio de los grandes, que ya lo decía ALaska: "Entre hielos me conservo muy bien... muy bien... muy bien".
Un besico.

Rosa Palo dijo...

Anónimo/a, estoy negociando el precio de mis fotos con ¡HOLA!.Atento/a al próximo miércoles.

Hong Kong Blues dijo...

Adorada Sra. Palo. La entiendo pero no me acaba de convencer la comparación, jaja. Que sí, que sí, que veo yo lo que quiere decir con lo de la "sucesión" de Boris, pero es que a mí su histrionismo no me gusta NADA. ¿Problemas de aceptación del mío? Probably.
No sé, yo quiero ser algo así como Jude Law + Oscar Wilde + Tita Cervera. Así, todito agitado pero no revuelto.
Por los bombachos no se preocupe, que tengo varios, así como toda una colección de modelitos "Riviera" que le van a encantar.
Ahora que lo dice... ¿seguro que no conté la anécdota de Boris? Mira, pues mejor, así ya tengo tema, jaja. Usted sabe lo difícil que es ir pensando contenido para los posts.
Hoy me acordé de usted: en el metro de BCN anunciaban Cartagena (y no la de Indias). No sabe las ganas que tengo de ir.
¡Un beso enorme!

Rosa Palo dijo...

Pues aquí estoy esperándole, Mr. Kong, aunque tendrá que hacerse unos nuevos pantalones modelo "Mar Menor" para estar en consonancia.

Rosa Palo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RM (DAEBI) dijo...

Me alegro de que hayas tenido tan agradables experiencias y que nos las puedas contar como tu lo haces.Con tanto lujo de detalles puedo imaginar a Carmen Lomana con pestañas postizas, un chiquitito con el termómetro en la boca y a una madre que mata por un apiretal.
Espero que le dieras un abrazo muy efusivo al Santo.
Besos guapa

Carmona Dixit dijo...

Doña Palo, que el Hola! tira mucho. Me acogieron en pleno West Hollywood hará unos tres años. En un condominium tipo Melrose Place. Y yo venga a preguntar por famosos de la farándula y no sonsacaba nada jugoso... hasta que las vi y comprendí todo: ahí, al lado de un sofá, el revistero plagado de Holas. Eso es lo que realmente les mola al otro lado del charco: familias con casta, monarquías, escudos, tiaras... no la cogorza que se haya pillado la starlette de turno en el Chateau Marmont.

Yo que usted exportaba la idea del Hola Tour.

Rosa Palo dijo...

Queridísima RM, le aseguro que tener a un niño enfermo a cientos de kilómetros de tu casa le quita las ganas de glamour al más pintao (seguro que usted habrá pasado alguna vez por ese trance). Afortunadamente, se recuperó de forma asombrosa y sí, pudimos llegar a Santiago y abrazar al Santo.
Un besico.

Rosa Palo dijo...

Carmona, usted es lo más en viajes! ¿Y no se hizo un tour en autobús visitando las mansiones de los famosos? (que suelen estar a 4 kilómetros de la verja y no se ve una leche, por cierto, igual le da que viva allí Sylvester Stallone que Paquita la del Barrio).
Desde luego entiendo que los americanos prefieran el ¡HOLA! a cualquier otra cosa: ¿o tiene parangón el reportaje de Carmen Martínez Bordiú con los gorilas? ¿O Genoveva Casanova mirando al infinito desde el barco a lo Greta Garbo en "La Reina Cristina de Suecia"? Donde están los Sánchez Junco que se quite Pérez Hilton.

Rosa Palo dijo...

Carmona, debe usted crear un nuevo blog llamado "Carmona por el mundo", donde nos cuente sus encuentros extraterrestres y alucinantes, como el de José Luis Moreno. Lo suyo no es un HOLA TOUR, es un VARIETY TOUR. Qué suerte, hija!

Carmona Dixit dijo...

Suerte es que usted vea de cuerpo presente a Santa Lomana y poder disfrutar de su relato. Espero impaciente a que nos cuente cómo se desarrolla HOLA TOURS y los entresijos de las negociaciones con los Sánchez Junco.

Anónimo dijo...

sobre lo que comenta de Antonio Garrido poteando con su nueva novia en Santiago de Compostela.

Es la chica rubia con la que apareció en Diez Minutos??
Gracias!!