jueves, 21 de febrero de 2008

Cosas que nunca dije

Hay frases que me encantaría decir una vez en la vida. No les hablo de citas célebres ni de las frases más conocidas de las pelis, que también (¿alguien se resiste a "le haré una oferta que no podrá rechazar"?) sino de las que ya han salido de los libros y del cine para formar parte del imaginario colectivo: montarme en un taxi e indicarle al taxista "siga a ese coche", pedirle a la dependienta que me mira por encima del hombro "una talla menos, por favor", enfrentarme a alguien con "usted no sabe con quién está hablando" o acabar una discusión con "lo pondré en manos de mis abogados". Ésta última es la que más me flipa, porque para empezar las personas normales no tenemos abogado (en todo caso llamamos a un amigo que empezó la carrera con nosotros y sí que la terminó) y para continuar si tienes tienes uno, no veinte. Aunque claro, puedes contratar a uno que valga hasta por una banda organizada de albano-kosovares, como Teresa Bueyes, la ex-abogada de Ana Obregón a la que ésta acusa de intento de asesinato, robo de coche y "amenazas espirituales". No, Anita, hija, amenazas espirituales es lo que ha estado haciendo la Iglesia con generaciones enteras diciendo que se iban a quedar ciegos de tanto menealla; a ver si distinguimos que ya tienes una edad.

Cagadita viva por si la SGAE me pide derechos de autor y me lleva a juicio (que ya les he dicho que no tengo abogado) reproduzco algunas que he escuchado por ahí:

- "Mientras quieran enseñar la religión en los colegios y la educación para la ciudadanía en casa este país irá como el culo" (calentita; esta misma mañana en la puerta de un colegio).

Esta otra la oí entre dos ancianas que se encontraron en la Alameda de San Antón:
- "¿Qué tal hija?"
- "Pues ya ves: un día más de menos".
¿Aceptación de lo inevitable, pesimismo endógeno? No sé, pero me dejó el corazón arrugado todo el día.

Como la siguiente es mía me libro de la Stassi de la SGAE:
- "Estás fantástica, querida".
- "Gracias. Lamento no poder decirte lo mismo".

El título del último post de Roberto Duque: "Fidel se va, Castro sigue"

Una de un amigo de Manu Leguineche, lapidaria y toda una filosofía de vida:
- "No cuentes nuca tus penas a los amigos. Que los divierta su puta madre".

Seguro que tienen escondida en el lóbulo parietal alguna frase favorita, propia o ajena. Valen todas, desde las de Mazagatos ("Sigo mucho a Vargas Llosa... no, no he leído nada de él") hasta las fantásticas de Luis Piedrahita, que acaba la famosísima de Blade Runner ("Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia") con un "como lágrimas en la sopa". Envíenlas y hacemos otro post estupendo con todas ellas.

9 comentarios:

smart dijo...

Si te sirve puedo decirte mi lema; "estoy encantada de haberme conocido".

Anónimo dijo...

OLE,OLE IN THE HOLE.O aún mejor la de TE ENVIDIO PORQUE TÚ ME TIENES.

Rosa Palo dijo...

La de "OLE, OLE, IN THE HOLE!!!" me suena, me suena...

Rosa Palo dijo...

Smart, gracias pero no me sirve, yo no "estoy encantada de haberme conocido". Estoy encantada de haberte conocido a ti (toma azúcar!!)

smart dijo...

Rosa palo esa es fantástica, pero no quedamos que este blog era para desintoxicarse uno después de leer el mío?

Esto me recuerda a lo de las frases célebres de niños del Hormiguero.

smart dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amanda Pinkleton dijo...

Derechita me he venido a cotillear tu blog, evidentemente (no todos los días se encunetra una con una visita desconocida que además no parece que haya llegado desde Cuentacuentos). Y no creo que vayas a tener ningún conflicto por leer mis humildes relatos (es una forma retorcida de decir que me gusta como escribes :-p). Además, después de leer a McEwan....en fin, no es comparable. Leí "Expiación", y tengo en casa "Sábado", pero sé por experiencia que si me obesiono con un escritor acabo detestándolo.
Vendré a cotillear por aquí de nuevo, sin ninguna duda.

Un besino!!

Anónimo dijo...

Pues yo quiero conoceros a todas:cuentistas,embarazadas,lectoras, tan llenas de vida.

Anónimo dijo...

Esta ya la conoces, pero me gusta: "Tu cuentas mi viad, porque la tuya es demasiado aburrida"