lunes, 9 de julio de 2007

Dreams, dreams, dreams

Esta noche me he soñado un capítulo entero de CSI Las Vegas. Pero no es que me haya acordado de uno, no, es que me lo he inventado enteretiquio (sí, sí, guionista y prota, que cuando una se pone, se pone). Y a las 6 de la mañana me ha dado tal cague (a Grissom se le ha escapado la rubia psicópata, y mira que yo estaba: "Grissom, que esas esposas están flojas", "Grissom, que la rubia se nos pira", pues ¡hala!, la rubia se ha pirao) que me he despertado. Pero ha sido un intermedio, porque me he vuelto a dormir y he seguido soñando hasta que he acabado el capítulo. Y eso ha sido lo mejor de todo, porque ¿cuántas veces tiene uno un sueño fabuloso, se despierta, intenta retomarlo y no puede? A mí me pasa mucho: estoy soñando algo así como de JURL, JURL, o de BOM CHICKA WAHWAH (efecto Axe) y cuando estoy en lo mejor me suena el despertador -sin comentarios- o me despierto yo solita con una mezcla de JURL y de culpabilidad. Sí, soy tan imbécil que cuando veo que la cosa se pone seria, me despierto (bonita herencia de los colegios de monjas). Me pasó con un cocinero de la tele: me entra a saco y, cuando estoy a punto de sucumbir voy y le digo "pero ¿y Luisi? ¿y tus 6 hijos?" Y me despierto. Como se lo cuento. Tonta hasta soñando. La verdad, no sé qué es más triste, si mi ataque de decencia o el que el rollo fuera con ese cocinero en cuestión (no les digo el nombre por vergüenza torera pero, evidentemente, no era Darío Barrio. Con ese a lo mejor me hubiera pasado la religión católica por la senserreta, que diría mi amiga Carmen).
Porque ese es otro tema: una sueña con hombres que en estado consciente no le ponen nada de nada. Nunca he soñado con John Cusack o con Jude Law, pero sí con tíos feos hasta la indecencia. Y ¡oh, cielos!, al día siguiente una los ve desde otra perspectiva: por ejemplo, si es un compañero de trabajo que por regla general te provoca dermatitis, cuando lo ves por la mañana te entra una especie de cosquilleo en el estómago, y lo miras, y lo remiras, y te ríes por lo bajini, y lo ves a cámara lenta y ligeramente desenfocado... hasta que tienes la primera bronca del día. Y entonces se oye el ruido de la aguja rayando un disco de vinilo, lo vuelves a ver a 12 frames por segundo y las cosquillas son sustituidas por un ataque de mala leche de los buenos. Y se restablece el orden natural.
Pero esta es la gracia de los sueños: una no puede controlar quién le va a hacer JURL, JURL mientras duerme. Me trago una maratón en Fox de Anatomía de Grey (la serie con mayor índice de doctores macizos de toda la historia de la sanidad norteamericana) y no sueño ni con Shepherd, ni con Sloan ni con Karev, no. Sueño con O'Malley. ¡Joder, si sólo por porcentaje me tenía que tocar un macizo! Pues no. Eso sí que es mala suerte. De todas formas me consuela pensar que hay gente mucho peor que yo, no se crean. Los hay que sueñan con hacer un Doble Royal. Y los hay que sueñan con Georgie Dann, como mi amiga Carol. Pero es que a ella le gusta Georgie. GLUPS!

6 comentarios:

robertoDuque dijo...

¿sabes cual es la serie favorita de Jorge Javier?:

CSI LAS VERGAS.

JOjojo, que colocón llevo con el nolotil...

robertoDuque dijo...

He descubierto un gran artículo sobre la serie "anatomía de Gray".Viene en la revista "chesterton" de Julio.Es un tema muy interesante para debatir.

Gary, el hombre que no tenia que ser sincero dijo...

La verdad, nena!, esto del Blonggggg!, es cosa de tu terapeuta.....? a que si...

Bueno, por lo menos reconoces tus sueños en publico, como buena terapia. Pero hay otra cosa que si me asusta de verdad, por que la mujer tiene que dar lugar al sueño para cumplir todas aquellas espectativas que marcan su vida sexual y que como verdadero ser humano que es, premisa universal que mas veces he puesto en duda a lo largo de mi vida, tendria que manifestar en su momento de lucidez, es decir despierta, y no pajearse y generar pajeo en su entorno, llevando a cabo todas sus mas despreciables perversiones interiores a las que gustosamente nosotros los hombres, nos prestariamos a satisfacer sin el menor de los problemas.

Pero he aqui el dilema, es nuestra pareja y se supone que tiene que haber confianza, si los cojones, confianza con sus amigas y amigos del colectivo gay, en los cuales exteriorizan, no se por que, todas sus perversiones haciendolas suyas y disfrutando como tales todas aquellas suculentas barbaridades sexuales que ellos en un momento dado les pudieran contar de momentos de pasion puramente lasciva y viciosa, que estos pudiesen haber tenido la realisima suerte de haber disfrutado, no es que ahora tenga envidia y quiera ser gay, pero si que me da un recochineo interior de diente largo, que estos maravillosos seres puedan asi exteriorizar todas sus mas sinceras necesidades sexuales, por que se relacionan con hombres, hombre con hombre, sinonimo de naturaliada sexual y no pajeo continuado de la mujer del quiero y no puedo.

Nada de misoginia nena, es lo que hay y si no preguntale al colectivo masculino que te rodea, cual es el motivo por el cual estemos todo el puto dia deseando a la mujer que no esta a nuestro lado..., para que al menos se tire un añico teniendo la entrepierna mas humeda que la Tracy Lords con 18 años, que es lo que dura esto de la livido en el sector femino que nos rodea, salvo escepciones que yo se que las hay.

Sin otro particular se depide atentamente mio, yo.

Prostata: actua, disfraza a tu acompañante de medico, ponle un gallumbo de esos de sexshop que metes la polla en la trompa de un elefante ridiculo, pero te partes el pecho a de reir, realiza actos impuros que ni tu ni tus conmpadres gay se imaginasen y te juro que alguien cercano, dejara de ver culos ajenos, ira con una sonrisa de oreja a oreja al trabajo, volvera antes, y para colmo te hara caso sin necesidad que cabrearse, lo hara por que el quiere hacerlo y que le indiques el camino que se habia despistao, pijo!, que es hombre.

rosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
rosa palo dijo...

Gracias, Juanete. Voy a comprarme un fonendoscopio.

Luis Astolfi caballero y caballo dijo...

Nada de sumision, se supone que se pretendia reaccion!

Bueno y mi nombrar por.....?

La proxima vez sere suave y lineal, siguiendo la corriente del agua opaca, pero correcta sin salir del manantial. O sea socialmente lobotomizado, que vida mas aburrida.

Besos Ester!