miércoles, 22 de octubre de 2008

Creer

Ya saben que perdí la fe por culpa de un agujero en el bolsillo de mis vaqueros y ya nunca la recuperé. Otros no la perdieron, sino que la cambiaron: Mercedes Milá sustituyó a Dios por el Gran Hermano (¿no será lo mismo?), ya que me cuentan que sigue el desarrollo del programa con tal intensidad que llama a la central de Guadalix a las 4 de la mañana diciendo que se ha perdido la conexión con la casa y poniendo al personal como chupa de dómine. Mercedes es una creyente tan convencida como molesta, y los padres de su Iglesia le han dicho que se limite a presentar, que no se crea una iluminada y que no revolucione la Orden de los Grandes Hermanos. Y ella, stigmata perdía (¿creían que lo del codo era una lesión por caerse de la bici?). Así que parece que la Milá cree de verdad en lo que hace, y averiguarlo me ha dejado más perpleja que sus tuneados autonómicos.

En "The Wire" contratan a una lectora de labios para saber qué dicen unos traficantes a los que graban con cámara oculta; creen que así sabrán dónde será la próxima entrega. En el Tomate llaman a otra experta para que averigüe lo que balbucea Raquel Mosquera en plena crisis desde la ventana de la clínica López Ibor; no sé lo que creían que iban a conseguir con eso. En "Dónde estás, corazón?", Gustavo González analiza con una experta en lenguaje corporal los gestos de Mamá Jesulín durante su aparición en el programa de la semana pasada. A Gonzalo se le escapa una sonrisa por debajo del bigote mientras mira a cámara y comenta qué significa que Doña Carmen ponga los ojos en blanco o tuerza el morro mientras la Patiño hincha la vena. Y el gesto de Gustavo demuestra que, a diferencia de la Milá, no cree en lo que hace. Pero es curioso comprobar cómo algo que aparentemente no tiene mucho futuro como ser lector de labios y analista de lenguaje corporal, ha encontrado un hueco en la televisión y, en contra de lo que pueda parecer, es una carrera durísima en la que el examen final consiste en leer los labios de Aznar y de la Duquesa de Alba. Si lo superas, Cuarzo te contrata rápidamente.

Y cuando uno de los invitados a estos programas tiene problemas con otro y le interpone una querella, siempre acaba su speech con un "está en manos de mis abogados" (¡joder, ¿cuántos abogados tienen?!; yo no tengo ni uno, me voy a tener que apuntar a Legálitas) y con un "creo en la justicia". Servidora estuvo el viernes pasado en una reunión con jueces, fiscales y guardias civiles y ni les cuento lo que allí se dijo; dejaban la "Antología del disparate" por los suelos. Así que desde aquel día ya no creo en la justicia, creo en las 6 personas que estaban presentes (estupendas todas, una de ellas distinguida con la Cruz de San Raimundo de Peñafort -¡uy, parezco Josemi Rodríguez Sieiro!-), en su trabajo y en la remota posibilidad de que exista más gente como ellos dentro del sistema judicial. Y si no es así, cuando me demande el ¡HOLA! me fugaré.

Por cierto, para aquellos que dicen esta cosa de "yo no creo en los psicólogos", como si la psicología fuera una rama del vudú y no una ciencia, un aviso: el lunes empezó en Fox "In treatment", donde Gabriel Byrne trata cada día a un paciente distinto. Estoy segura de que sean cuales sean sus opiniones sobre los psicólogos desearán con toda el alma encontrar uno como Byrne. Y que Freud se meta la transferencia por donde le quepa. A mí, que me transfiera Gabriel todo lo que quiera.

19 comentarios:

TITOS ABUELOS AND MONAS dijo...

Vos Señora sabeís que la JUSTICIA siempre existe: se os dará a cada cual lo suyo, aunque "cada cual" penseís que os mereceís otra cosa. Es como el tiempo, que pone en su sitio a cada cual. Dicho esto, los entresijos de la justicia son como la vida misma, y desfilan personajes e historias propias de cualquier guión televisivo. A veces pienso que Gran Hermano nació en una sala de vistas de un Juzgado. De hecho, actualmente, se graban los juicios y si miras la cámara tienes la sensación de que detrás del objetivo está el ojo de la Milà. Pero el sistema funciona, creedme, porque en definitiva está en manos de personas como vos y como nos (cientos, miles, no solo seis), no tan remotas, aunque en las noticias siempre aparezca el mismo (Otra cuestión es que pueda funcionar mejor, si la productora de la Justicia Española fuera la del C.S.I., por ejemplo). ¿Realmente os imaginais que no existiera un sistema judicial?. No teníes que remontaros muchos años para imaginarlo.
No obstante, como se llegó a oir en una de las salas de vistas, la Justicia es como el bidet: lo mejor es no tener que usarla, pero si la teníes que usar no tengaís miedo ni pudor y presentaros ante ella tal cual soís. Amén.

Carmona Dixit dijo...

Lo de la Justicia es una cosa muy seria. No sé qué decir salvo que si hubiera de eso que llaman Justicia Divina alguien habría desconectado ya el Hal 9000 -pero en tonto- que es GH. Más que nada por evitarnos tener que ver las portadas de pedorras del Interviú en la tele.

In treatment la tengo en stand by... Gabriel aparte, ¿qué le ha parecido como primera impresión?


PD: En los comentarios te ponen por defecto el nombre de la sesión iniciada. Menudo coñazo.

Rosa Palo dijo...

Vos, Señor, sabéis que existe una cosa llamada "voy a ver si hilo un comentario con otro en el post de esta semana", amén de una figura literaria conocida como "qué poco tiempo tengo para escribir y repasar las tonterías que escribir". También sabéis (y si no, os lo digo aquí) que me sentí agradecida y emocionada (me emocioné todo lo que me permitió mi rimmel, que no era waterproof) el día de autos. Pero como por circunstancias personales tuve que irme antes de lo que hubiera querido, no pudimos hacer vos y yo los comentarios post fiesta, que suelen ser mucho mejores que la propia fiesta, y aclarar algunos aspectos.

Ah, y encantada de que os hayáis pasado por aquí, a pesar del chorreo que me habéis pegado. Póngame a los pies de su Excelentísima Señora.

Rosa Palo dijo...

Sí es serio lo de la Justicia, sí, ya lo ve, Carmona.

Primera impresión de "In treatment": tengo un problema con los primeros capítulos de lo que sea; prefiero que la serie haya echado a andar y pillarla por la mitad, cuando los guionistas se han centrado, han ido descartando las malas ideas iniciales y los personajes ya están más definidos. De "In treatment" sólo he visto los dos primeros capítulos, pero la cosa promete. Lea el comentario de Casciari, que sabe mucho más que servidora de esto. Y Carmona, perdóneme, pero Byrne no se pude dejar al margen. Es imposible.

Hong Kong Blues dijo...

Maestra Rosa Palo: hace ya tiempo dejé de ver televisión (no es pedantería New Age, es cierto). tengo un exceso de realidad en mi práctica cotidiana y no necesito más.
al contrario, necesito menos!
lo de la Milá -me quedo con su hermano- no tiene nombre (como tampoco lo de los intérpretes que comenta). yo de ella me acuerdo cada vez que voy a la Pedrera y pienso que SU FAMILIA ES PROPIETARIA ALLÍ. gente llana donde la haya, vamos.
en cuanto a los abogados y los psicólogos... pues bien, hay de todo (y poco salvable). conozco bien ambas profesiones.
como habitualmente no confío demasiado en su profesionalidad, al final yo me conformo con que sean guap@s, que al menos te alegren la vista, jaja.
siguiendo ese criterio tengo ya varias referencias interesantes por si las necesita llegado el momento.
un fuerte abrazo!

Carmona Dixit dijo...

Es que si no ponemos a Gabriel aparte se nos va la objetividad a tomar viento.

La de Casciari ya la había leído. Y por eso seguí su consejo a medias (no la he visto en FOX, pero tengo 18 episodios esperando un tiempo para verla en V.O.S. con tranquilidad).

La juez Army, in the navy, in the air, in the hole... dijo...

Si su señoria palo pierde la fe por agujeros en los bolsillos, el resto de la humanidad tendría que hacer un suicidio colectivo tipo templo del pueblo por falta de ella, cuestion que a la Mila no le sucedera ya que tiene una dosis brutal de descojone de su propio ser y si no crees en lo que haces, creo que por la gran inteligencia de la que es acreedora se genera el tema a su gusto y disfruta de forma que tunea no solo su penosa indumentaria, si no tambien su ecosistema bursátil.

Toy increíblemente de acuerdo con Argentina la nuit, ante la ley hay que ir siempre como uno es y comparecer de forma totalmente transparente, no olvidar que los jueces son personas y como tal valoran actitudes y aptitudes por muy impresentables que lo sean, que los hay. En cuanto a que el tiempo pone a cada uno en su sitio..., dejémoslo estar que en esto se podria divagar que es una barbaridad!, pero no creo que sea asi, solo el mundo como se mueve no deja que esto suceda.

Señora Carmona, tengamos a HAL 9000 tranquilico y a la justicia divina que sea la mas divina de las justicias, con fular y fiestuqui, uauuuuuuh!

Carmona Dixit dijo...

Entontes, en nombre de la divina justicia, lo maquearemos de tal forma que quede JAAAARRRRLLLL 9000 (nada que ver con HAL, ¿vale así?)

lacuca dijo...

Bueno, ¿ya empezamos a hablar en chino?

Prefiero mil veces a una Milá o a una Patiño, que se creen lo que hacen por muy absurdas que lleguen a ser, que a un tip@ que tenga la desfachatez de soltarme un rollo esperando que me lo trague y tenga los santos ... de reirse en mi cara, sea lector de cógigo labial o sea juez, me importa un pito, gente sin escrúpulos las hay en todos los gremios (hasta cayó en su día un ángel del cielo) No sé a qué viene esto, pero me ha salido así.

Sí ya existe y está bien enrraizada la figura del coach no sé por qué se a de poner en tela de juicio a los psicológos, al fin y al cabo los primeros cobran más y no tienen estudios en el campo que actúan.

Y para finalizar, ¿el Gabriel ese es un buenorro al que todavía no me habéis presentado?

lacuca dijo...

Pufffffffff, madre cómo estoy!!!

Hoy no me soporto ni yo.

Rosa Palo dijo...

Hong Kong Blues, gracias por su ofrecimiento; acepto encantada: mándeme urgentemente su agenda de psicólogos-abogados buenorros (bueno, más que una agenda usted tendrá un book). Ah! y sigo reclamando su directorio secreto de shopping. ¡Comparta su sabiduría con el pueblo!

Lacuca, Gabriel es Gabriel Byrne ("Sospechosos habituales", "Muerte entre las flores", "Stigmata"). Tiene un no sé qué, un qué sé yo...

Anónimo dijo...

mmm, sí, ya sé quién es, es uno de estos tipos que tiene atractivo animal, o eso me parece a mi... jojojojoooooo

lakuka

Lajarín dijo...

otra frase buena es "nos veremos en los juzgados, el tiempo pone a cada uno en su sitio"
y se quedan tan panchos los chusmilla estos...

PELLICER dijo...

Sra. Palo, por Dios, cambie esos vaqueros pronto, que lo que no se le cae lo va enseñando!!!!

Y dos cosas:

¿por qué no hace usted el primer blog por lectura de labios y análisis gestual? La vanguardia más rabiosa espera sus aportaciones.

Y para acabar, ¿en que descomunal borrachera llegó usted a la ilusión de que la psicología es una ciencia? ¿Es que no recuerda lo que decía el Doctor Anibal Lecter al respecto?

Rosa Palo dijo...

Quid pro quo, Sr. Pellicer: si quiere que nuestro compromiso siga en pie tendrá que terapeutizarse. No estoy dispuesta a casarme con un no terapeutizado. Puedo ponerle en contacto con la doctora Melfi, la misma que atendió a Tony Soprano. Es excelente en temas de complejo de Edipo y madres castradoras.

Rosa Palo dijo...

Carmona, segunda impresión de "In treatment": tras ver el capítulo del viernes en el que el mismo Byrne va a terapeutizarse con... ¡Dianne Wiest! (ole, ole), me declaro un admirador, un esclavo, un siervo, que diría José Luis López Vázquez.

Rosa Palo dijo...

Por cierto, acabo de leer el post de Rosa Belmonte sobre psiquiatras (esto me pasa por no llevar los blogs al día). Entre las dos rosas le hacemos una promoción a Canal Satélite que pa qué.

Anónimo dijo...

Gracias por la segunda impresión. Más temprano que tarde tiene que caer. Ando liadilla y paso de verla en Fox (esto lo digo para compensar la publicidad).

Carmona Dixit

Anónimo dijo...

La psicologia-psiquiatria tienen una base cientifica, parecida a la estadistica, con la diferencia que esta ultima su base matematica la hace ser mas respetada pero no fiable y si no que se lo digan a los politicos en las elecciones. Obsesion por la ciencia o científicamente obsesionada, es solo saber en que parámetros se tiene que moverse el personaje que lo gaste.
Lo del tema de los terapuetizados es paralelo al de los chiripitiflauticos fijo, son vidas paralelas..., ya comprendo muchas cosas.




Baby sister, barby insiste